EL ANCIANO REGAÑÓ LA MESERA TODOS LOS DÍAS POR 7 AÑOS… PERO CUANDO MURIÓ, ELLA DESCUBRIÓ QUIEN ERA EN REALIDAD Y QUEDO PASMADA

Tratar a los demás como quieres ser tratado – y recordar, que serán recompensadas ​​sus buenas acciones, más pronto o más tarde. Este viejo dicho puede tener siglos de antigüedad, pero sigue siendo tan cierto como en la antigüedad. Además, es la regla de oro en la Biblia.

Algunas personas exigen buenos tratos, pero eso no es lo que dan a los demás. Otro dicho dice: “lo que siembras, eso recoges”. Y en lo que he visto a lo largo de mi vida, es que cierto. Y esta historia le pasó a una persona que supo sembrar muy bien. Aunque ella no lo veía venir.

Lo hemos visto con la camarera que tiene una bella sorpresa de los bomberos que les ofreció desayuno gratis un día – ahora lo vemos una vez más, con Melina Salazar. La camarera del restaurante de Brownsville, Texas, quien tuvo una experiencia que resultó un “karma” definitivamente real.

No importa la lluvia o con sol, Melina saluda a sus clientes con una sonrisa. Su actitud positiva inspiró a sus invitados a ver lo bueno de la vida. Esta camarera es consciente que una buena comida, se acompaña de un buen servicio, y eso hace que los alimentos sepan mejor, y queden ganas de volver.

La historia de Melina y su cliente Walter

No todos los clientes, sin embargo, son amables con Melina. Un hombre en particular, Walter “Buck” Swords era, también, un poco más difícil que la mayoría. El hombre de 89 años de edad, había estado visitando el restaurante durante 7 años gimiendo y se quejaban constantemente.

Nunca parecía estar contento con lo que obtuvo, a veces tenía arrebatos de enojo. En realidad, a nadie le gusta Walter – y bien, a Walter no parecía que le gustara mucho las personas tampoco. Pero Melina podía manejar el anciano.

Cada día, durante 7 años, mientras esperaba a Walter con calidez y paciencia. Ella aceptó su mal humor con una sonrisa. Ella sirvió la comida con estilo. Ella nunca dudó en darle palabras amistosas.

Pasaron los años y era lo mismo todos los días. Pero para Melina, servirle a Walter era en cierto modo una experiencia terapéutica. Pero un día, todo cambió. Walter no se presentó a la hora de costumbre por su comida habitual.

No pasó mucho tiempo antes de Melina recibiera la triste noticia – Walter había fallecido.

Una sorpresa para Melina

Al día siguiente, un abogado se presentó en el restaurante en busca de Melina. Él la llevó a un lado y se sentaron a charlar.

¿El motivo de su visita? El abogado le informó que su cliente había compartido con él la forma en que todos estos años esperaba la hora de sus regulares visitas al restaurante – y que era debido a la forma cálida y agradable de su camarera.

Melina tomó la noticia sorpresa con una sonrisa. Pero segundos después, recibió una noticia impactante.

Walter era tan aficionado a la camarera que le dejó parte de su herencia: USD $ 50.000 y un automóvil. Melina no pudo contener las lágrimas.

Las buenas acciones siempre son recompensados ​​- a veces en las formas más inesperadas – y creo que definitivamente esta historia lo demuestra.

Creo que Melina puede ayudar a inspirar a todos a mirar más allá de las debilidades de las personas.

La camarera también nos recuerda a hacer siempre todo lo posible para tratar a los demás con calidez y respeto. Incluso si usted no recibe $ 50,000.

Por favor, compartir la historia de Melina para ayudar a difundir este importante mensaje.

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *